lunes, 27 de marzo de 2017

Nadie se traga el pollo, ni la resolución de la Secretaría de Salud

Hoy dio la resolución la Secretaría de Salud acerca de la intoxicación que se dio la semana pasada, pero el resultado no se lo tragan ni ellos.


No es exageración cuando se mencionó que más de 200 personas resultaron intoxicadas después de ingerir pollo entre el sábado 18, domingo 19 y lunes 20 de marzo de este año. La Cruz Roja en un inició mencionó que atendió 180 personas, después redujo la cifra a 100.

Todos fuimos testigos que tanto consultorio privados, Servicios Médicos Municipales y el IMSS atendían de urgencia tanto adultos como a niños por presentar síntomas de intoxicación tras consumir pollo en varios establecimientos tanto en la cabecera de Zapotlanejo, como en sus delegaciones. Incluso existen familia que aseguran sus hijos tuvieron que ser trasladados de urgencia a Guadalajara por la severidad de los síntomas que presentaban.

Ante la alarma, la Secretaría de Salud tomó 3 pollos del negocio en cuestión, donde parecía inició el contagio.

Mientras los resultados llegaban las personas seguían enfermando y las ventas de pollo colapsaron en el municipio. Según los comerciantes, el problema estaba en el proveedor, que prácticamente es una empresa que surte a la mayoría de los establecimientos en Zapotlanejo y municipios vecinos. que para todos era la raíz del problema.

Pero hoy, la Secretaría de Salud informó que el problema viene de la contaminación de una bacteria en la salsa y la pasta del establecimiento, pero niega que se haya encontrado algo en el pollo. Además esta dependencia solo reconoce 53, como el número de personas intoxicadas por consumo de algún alimento contaminado.

Este resultado no convence ni a las personas, ni a los comerciantes de pollo, porque a final de cuentas el afectado fue solo un comercio que recibió una llamada de atención, y con esto se le dio ya el carpetazo al asunto.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Se intoxican 53 personas al consumir pollo rostizado en Zapotlanejo (vía El Occidental)

Publicación de El Occidental, Miércoles 22 de marzo de 2017.
La Cofepris informa que 53 personas sufrieron intoxicación leve alimentaria al consumir pollo rostizado de la empresa El Ranchero en Zapotlanejo.
Hasta el momento, el análisis primario es que hubo una falla humana en la técnica en la preparación del producto.
El comisionado Dagoberto García Mejía informó que se tomaron muestras de cinco pollos (un pollo, dos crudos y dos procesados) de la sucursal, mismas que fueron enviados al Laboratorio Estatal de Salud Pública para determinar la posible bacteria que causó daños a la salud de la población que consumió el producto el lunes pasado. Los resultados finales estarán el próximo lunes.
Verificadores de la Cofepris realizan monitoreo de la red de traslado desde la empresa que surte al establecimiento y sucursales, así como a ensaladas y salsas.
Los pacientes fueron dados de alta tras recibir tratamiento ambulatorio, aseguró el funcionario.
A través de las redes sociales la Cruz Roja Mexicana informaba de una intoxicación, que habían atendido a más de un centenar de pacientes por una bacteria en alimento aún no identificada.
Señalaba también que la Secretaría de Salud Jalisco trabajaba para identificar la causa y/u origen de la misma.

martes, 21 de marzo de 2017

Nadie sabe de dónde vienen los pollos en Zapotlanejo



El lunes 20 de marzo, entre 30 a 50 personas resultaron intoxicadas por consumir pollo rostizado en mal estado. Pero usted ¿sabe realmente de dónde viene el pollo que compra para comer?, porque nadie lo sabe.

En Zapotlanejo existe el rastro municipal, que se ubica en el camino a los Sauces, donde la Sagarpa señala se sacrifican 360 cabezas de ganado al mes (en su mayoría reces y cerdos), pero no menciona que en este lugar se tenga matadero de aves.

Extraoficialmente se habla de que en el rastro de Zapotlanejo no se mata ninguna ave para consumo en las diferentes pollerías o rosticerías, lo que deja la incógnita de dónde proviene todo el pollo que se consume en el municipio.

En Guadalajara, el gobierno municipal intentó regularizar los mataderos de aves, pero hace tan solo un mes se tuvo que clausurar un sitio clandestino, que trabajaba en condiciones totalmente insalubres en la colonia Rancho Nuevo.

En el caso concreto de Zapotlanejo, las personas intoxicadas por consumir pollo indican haber comprado en Pollo El Ranchero, pero cada establecimiento tiene su propio proveedor, donde la autoridad sanitaria tiene total desconocimiento, por lo que no se sabe de dónde proviene el producto y en qué condiciones. Y aunque el establecimiento tenga un permiso otorgado por la Secretaría de Salud, solo es un manifiesto por parte del comerciante para el buen manejo de los alimentos, pero no certifica en absoluto que el producto esté en buenas condiciones.

La situación es más complicada, porque se habla desde que los pollos provienen de las granjas de huevo de Los Altos, cuando las gallinas ya no son productivas para la industria del huevo y son vendidas para el consumo humano, hasta granjas donde se crían pollos únicamente para el consumo humano. No se sabe si son animales enfermos o contaminados, y no se investiga hasta que sucede algún caso grave como el ocurrido en Zapotlanejo.

Mientras la Cofepris ya investiga el caso, y la sicosis aumenta, ya que personas reportan casos de intoxicación en lugares vecinos a Zapotlanejo, como Puente Grande.